El Derecho al olvido en Internet

26.06.2013

Recientemente, Google se ha visto envuelta en un conflicto que enfrenta al gigante informático con particulares que reclaman que sus datos personales sean borrados del buscador. La historia se remonta 2 años atrás, cuando un ciudadano español tecleó su nombre en Google y el buscador le proporcionó links donde aparecía como titular de una deuda frente a la Administración que había sido satisfecha mediante la pública subasta de sus bienes. Efectivamente, la deuda era cierta pero ya estaba saldada, y el ciudadano reclamó a Google que borrara dicha información por considerar que era perjudicial para él. En su contestación, Google alegó que esa información era lícita y pública.

La Agencia Estatal de Protección de Datos (AEPD) intervino entonces, llevando el caso a la Audiencia Nacional y posteriormente al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, donde se han incorporado alrededor de 140 casos similares.

El derecho que inicialmente reclamaba este ciudadano se llama derecho al olvido digital y actualmente no goza de una regulación específica, aunque cabe englobarlo dentro del derecho a la intimidad y al honor. Cuando la AEPD alegó que se estaba vulnerando dicho derecho, Google defendió su derecho a la libertad de expresión, argumentando que, si se le obligara a retirar esa información, estaría produciéndose censura y los usuarios dejarían de confiar en esta empresa como buscador de referencia. Así, lo que Google propone es que los ciudadanos que se sientan perjudicados por información lícita publicada sobre ellos en Internet, se dirijan a la Web de origen de dicha información, ya que  la única forma definitiva de eliminar esos datos personales es eliminándolos  de la página Web original.

Finalmente, el 25 de junio de 2013, el TJUE se ha pronunciado sobre el asunto, indicando que Google no tiene la obligación de borrar ningún contenido a petición de un usuario. Por lo tanto, y por el momento, el derecho al olvido no tiene una protección especial y el usuario sólo puede optar por dos opciones: dirigirse a la fuente original donde se almacenen sus datos y solicitar que los eliminen, o bien contratar los servicios de empresas especializadas en borrar todo rastro personal que haya ido dejando una persona a lo largo de su vida en el ciberespacio.   

Escrito por Rocío Sirvent

Imagen: marketingdirecto.com


© 2003 uaipit.com. Reservados todos los derechos. ® Marca Comunitaria Registrada 2003. Universidad de Alicante.
Portal juridico: sobre marca, patente, jurisprudencia, código penal, infracciones, legislación, derecho internacional, propiedad intelectual, propiedad industrial, mediación
Esta web utiliza cookies…+info. Aceptar