La Warner pierde su “Happy Birthday”

30.09.2015

Muchas de las personas interesadas en cuestiones de derecho de autor conocerán los hechos de la canción más famosa de su infancia: Happy Birthday. Traducida en casi todos los idiomas del mundo, la canción ha sido recientemente declarada de dominio público por parte de un juez de Los Ángeles.

Todo empezó cuando la Warner Chappell (una división de la famosa discográfica) compró una sociedad que (aparentemente) detenía los derechos de autor sobre la canción.

Warner ganó una gran cantidad de dinero debido a los ingresos recibidos cada vez que la canción sonaba en público.  Sin embargo, según el juez George H. King, la discográfica es titular de los derechos de una adaptación concreta de la canción (una versión para piano) y no de los derechos sobre la obra Happy Birthday en general.

El juicio empezó en el 2013, cuando la Warner pidió al músico Rupa Marya  y al producor Robert Siege pagar 1500 dolares por utilizar “su” Happy Birthday en un documental que se estaba grabando acerca de esta obra. Los autores decidieron no pagar y demandaron a la sociedad discográfica.

Los demandantes afirmaban que Warner e reclamaba la titularidad de los derechos sobre la canción  erróneamente y que el dinero que hasta entonces la misma había recaudado no tenía una proveniencia lícita.

Según sus alegaciones, la sociedad demandada es la legítima titular de los derechos gracias a la adquisición, en el 1988, de la empresa que detenía el copyright de la canción. Sin embargo, los derechos originales parecen hacer referencia sólo a una versión particular de la obra, que fue compuesta y transcrita en el 1933 por parte de la sociedad Clayton F. Summy, para ser publicada en un libro.

La canción original fue compuesta en el 1893 por parte de las hermanas Midred y Patty Hill, y el  primer título era “Good morning to you”. Claramente esta primera versión es ya de dominio público desde hace varios años, pero la Warner afirma que la versión definitiva de “Happy Birthday” fue creada sólo en el 1933 (y que los derechos aún no han expirado).

El punto es que aunque sea verdad que las dos hermanas cedieron los derechos de la canción a la sociedad Summy Co. para la publicación, no se ha probado que ésta fuese una cesión de la canción en sí. En cambio, parece claro que las autoras sólo concedieron a la empresa los derechos sobre una particular versión para piano, sin ceder todos los derechos de la canción. Es decir, ni los derechos sobre “Good morning to you” ni aquellos sobre “Happy birthday to you” fueron transferidos por completo.

Es por esta razón que el juez estableció que los derechos reclamados por la Warner son limitados sólo a  la versión para piano de la obra, y no se refieren a la obra en general.

Claramente el portavoz de Warner ha ya declarado que la sociedad está evaluando la posibilidad de oponerse a la decisión, mientras que el abogado de los demandantes ha declarado que por fin, después de 80 años, “Happy Birthday” es libre.

Es difícil que el gigante de la discografía musical renuncie tan fácilmente a una de sus obras más remunerativas, así que pronto sabremos si poner la canción “Happy Birthday” durante los cumpleaños estadounidenses volverá a tener un precio o no. Por el momento los americanos se queden tranquilos: Happy Birthday es de todos y la Warner se tendrá que adaptar. Por el momento...

Escrito por: Vito Pati

Fuentes:

http://www.bbc.com/news/world-us-canada-34332853

http://www.abc.net.au/news/2015-09-23/judge-rules-happy-birthday-copyright-invalid/6798316

Imagen: eyegabby (vecteezy.com) CC license


© 2003 uaipit.com. Reservados todos los derechos. ® Marca Comunitaria Registrada 2003. Universidad de Alicante.
Portal juridico: sobre marca, patente, jurisprudencia, código penal, infracciones, legislación, derecho internacional, propiedad intelectual, propiedad industrial, mediación
Esta web utiliza cookies…+info. Aceptar